dilluns, 26 de maig de 2014

La cueva



Un hombre de aspecto regio y austero  vivía en una cueva en plena montaña.

Nadie sabía que estaba allí. Le gustaba pintar sobre las paredes de su cueva.

Un día llegó un explorador por esos parajes y abriendo la puerta de la cueva, que era una piedra encajada,  vio todos los dibujos sobre las paredes.

¡Eran fantásticos, magníficos!

Pensó que debía enseñárselos a todo el mundo, entró de repente una ráfaga de viento y lluvia  y borró todo lo que habían pintado.

Nada pudo recuperarse  y el hombre de la cueva siguió siendo un desconocido.
                                                                                                              
Ignacio Castelló Cartagena
Taller de Creación Literaria
Visita a la exposición "Cinco tórculos"
Sala Coll Alas