dilluns, 26 de maig de 2014

Una ventana al pasado

Grabado de Fernando Evangelio


“Mirando al otro lado” no dejó indiferente a Jules. 
Al principio pensó que tal vez no era el grabado más atractivo de la muestra, por la apariencia un poco espartana de los hombres representados, pero enseguida entendió que el mensaje del artista era otro. Sintió que este grabado lo decía todo con muy poco, llegando a sintonizar  con la energía y dualidad que se desprendía de la obra. 
Le vino en mente la idea de un viaje en el tiempo, entre dos momentos distintos en la vida de una persona y de la relación existente entre ambas.
El hecho que los dos personajes se miren lo  demostraba de alguna manera. Poco importaba el color, pues en función de una sociedad u otra el significado es variable. Las líneas que unían a los  personajes eran inequívocas de la conexión o camino recorrido entre los dos momentos, o estados temporales del ser.
Para Jules el personaje blanco era su presente aunque siempre se acordaba de cómo era antes. Así lo interpretó, definió esta arqueología de la identidad, en un breve abrir y cerrar de ojos. Todo era posible.

Gonzalo Ortega
Taller de Creación Literaria
Visita a la exposición "Cinco tórculos"
Sala Coll Alas